Montse Blanco. Fundación La Caixa

Montse Blanco, directora de publicidad e imagen corporativa de La Caixa, mostró cómo Fundación Caixa comunica su compromiso social. La reputación de las entidades financieras ha caído en los últimos años. Por ello, Fundación La Caixa está inmersa en un replanteamiento de marca, para señalar que no es un Banco al uso, sino una fundación. El trabajo que La Caixa hace con los medios de comunicación incluye además de inserciones de publicidad, un plan de adaptaciones a múltiples formatos. “Si algo define la comunicación hoy es el cambio. Lo que ahora funciona puede no hacerlo mañana”, afirma Blanco. La reputación digital es mucho más importante para Fundación La Caixa, que los miles de seguidores. “En las redes sociales no se trata de tener seguidores, sino de tener reputación”, afirma Blanco. En su opinión, El modo de incrementar la notoriedad es generando contenido con valor. El gran volumen viene de los medios digitales, pero los de más valor vienen de los medios tradicionales. Se está produciendo un giro al Brand journalist y la construcción de narrativas para redes sociales

Nacho Padilla Ex director creativo del ayuntamiento de Madrid

Los primeros Desencuentros de la Asociación de empresas de Comunicación de Navarra comenzaron con Nacho Padilla, ex director creativo del ayuntamiento de Madrid. Durante sesenta minutos desgranó los por menores del acuerdo marco  que regula las contrataciones entre el ayuntamiento de Madrid y las empresas de comunicación. De sus palabras se desprende que conseguir el acuerdo marco en la contratación de los servicios de comunicación en el ayuntamiento de Madrid, no fue un camino fácil, pero es, en opinión de Padilla, la única vía para la transparencia y la rendición de cuentas en las instituciones públicas. Padilla lo tiene claro, “si no hay acuerdo marco, no hay igualdad. Es un sistema que ayuda a dar coherencia a la comunicación de un ayuntamiento”.

A través del acuerdo marco se consiguió bajar el peso de la oferta económica en las licitaciones, de un 51% al 35%.

En la administración se trabaja muchas veces llevados por la inercia y los cambios a la hora de hacer las cosas, ni se platean. Hay que entender que un ayuntamiento no reparte su presupuesto de comunicación, sino que lo invierte. En el ayuntamiento de Madrid se cambió el paradigma de la contratación de la publicidad con las empresas. Se consiguió sacar una licitación que atrajese a los mejores profesionales. Fue un proceso de meses de mucho trabajo en los que hubo que sortear el visto bueno de intervención. Para ello se basaron en las peticiones históricas del sector, primando la capacitación técnica y creando un jurado cien por cien profesional. Para facilitar a las empresas la presentación a las licitaciones se editó una “guía fácil”. Se presentaron 62 estudios de toda España, entrando en el acuerdo marco 15.

La comunicación en el ayuntamiento de Madrid mejoró sustancialmente  gracias al acuerdo marco. Logrando que el funcionariado llegara a ver reconocido su trabajo. Los profesionales del Ayuntamiento aprendieron a hacer un buen briefing, consiguiendo obtener de este modo el mejor resultado. Se consiguió hacer una comunicación más clara, entendible para toda la ciudadanía.