El roce hace el cariño y también el equipo

Ayer en la Asociación abolimos ese refrán que dice ‘en casa del herrero, cuchara de palo’ y nosotros, los responsables de las agencias, pasamos a ser el sujeto comunicativo. No era el primero, ni será el último, pero sí tuvo ingredientes que nos animan a compartirlo hoy con vosotros a través de nuestro blog.

El primer elemento diferencial: el promotor, Santos Otero, de 2002Otero&Ollo Comunicación, fue quien nos reunió a todos en su refugio rural. Algunos ya habíamos disfrutado de ese paraje en un encuentro previo, pero Santos era ayer otro Santos al de hace cuatro años. Hace unos meses pasó a ser nuestro primer veterano de guerra, nuestro primer jubilado y sí, ayer, no había ni gota de estrés en su rostro, ni media preocupación en su cabeza y la felicidad que le otorga su nueva condición se reflejaba en cada uno de sus movimientos. Nos atrevemos a decir que es el hombre más envidiado de esta profesión. Conserva grandes anécdotas en el baúl de los recuerdos que fue rellenando durante décadas y décadas dedicadas a esta profesión. Ayer, compartió con los presentes algunas de ellas que confirman que, efectivamente, cualquier tiempo pasado fue mejor. Alguien debería animarse a rescatar la historia y contar la evolución de las empresas de comunicación, publicidad y diseño en Navarra en un libro. En Santos tiene ya una de las primeras fuentes testimoniales.

El segundo elemento diferencial: fue un encuentro casi de pleno al quince a pesar de las aceleradas vidas que padecemos los profesionales del sector. Los directivos de las agencias condensaron agenda, delegaron trabajo, hicieron malavares, pero bloquearon unas horas para encontrarse. Es cierto que todos en algún momento tuvieron que levantarse de la mesa a responder llamadas, mandar mail… (la comunicación no para) pero allí estaban, intentando sacar unas horas de buena conversación con colegas de la profesión.

El tercer elemento: había dos agencias que acababan de sumarse a esta familia de empresas que ayuda a comunicar mejor a sus clientes. Ambas tuvieron ayer una inmersión total en la misión, visión y valores de este proyecto asociativo. Sector duro, competitivo, estresante, tenso… que sin embargo desde hace unos años, aquí, en Navarra, se ha propuesto trabajar unido, intentando sumar cada vez a más empresas, con la finalidad última de evidenciar que el trabajo que realizan sus asociados  aporta valor añadido al tejido empresarial e institucional de la Comunidad Foral.

Efectivamente el roce hace el cariño y también un buen equipo, y ayer todos cargamos algo esa mochila para seguir trabajando conjuntamente en aquello que nos aporta valor a todos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *