La sociedad navarra escribe el relato

Cada cuatro años en el Palacio de Navarra se empieza a escribir una nueva historia, una nueva crónica que va relatando los progresos sociales, económicos, educativos, sanitarios y culturales que hacen de la Comunidad Foral una de las más avanzadas de la Unión Europea. Y así es desde que la democracia se ha afianzado en las últimas décadas como una forma de entender la relación entre la ciudadanía y sus gobernantes. La política, a través del sufragio universal, es la vía para que la sociedad se encomiende a sus dirigentes. Y en la actualidad lo que la ciudadanía demanda a sus líderes políticos es esfuerzo en beneficio del Bien Común, consenso para seguir escribiendo nuevos capítulos del desarrollo de la sociedad navarra.

Sí. Los tiempos han cambiado. Y, sin embargo, todo nos devuelve a algo que en la política nunca debiera hacerse perdido: el firme convencimiento de que no hay otra senda posible para avanzar que el diálogo. Un acuerdo programático entre fuerzas políticas diferentes ha cristalizado en el actual Gobierno de Navarra que lidera María Chivite, un Ejecutivo que nace en minoría pero que tiene su razón de ser en la negociación y el acuerdo con el único objetivo de continuar dando pasos en la dirección que marca el progreso en los países y regiones más avanzados. Porque el diálogo no se defiende con el monólogo; es preciso escuchar al otro. La capacidad de acoger al otro, al que no piensa como nosotros, es necesario para fomentar lo que nos une.

En efecto, el primer punto en el decálogo de los ejes clave de la acción política del Gobierno de Navarra es la prioridad de las políticas centradas en las personas: crecimiento sostenible y equilibrado con el medio ambiente, cohesión social y territorial y un conjunto de medidas que supongan avanzar hacia una plena igualdad de oportunidades.

Y también sobre las personas pivota el afán de profundizar en el sistema democrático, que no pasa sino por dejar en sus manos los mecanismos de control, transparencia y participación necesarios para que la sociedad navarra vuelva a ser la única protagonista del relato, de su relato.

Así pues, hemos empezado a escribir un relato de la nueva etapa política que se abre en Navarra. Si miramos la vista hacia nuestro pasado nos daremos cuenta de que nuestro pequeño país tiene algo en común a través del tiempo: la voluntad de permanecer juntos desde nuestra diversidad.

Pablo Roncal – Director General de Comunicación y Relaciones Institucionales del Gobierno de Navarra