Xavier Oliver valora la publicidad hecha en Navarra

Xavier Oliver, experto en publicidad, compartió y debatió con los directores de las agencias navarras que forman parte de La Asociación algunas de sus experiencias y reflexiones sobre el estado de éste ámbito en nuestra Comunidad y sobre el futuro nacional e internacional del sector.

 

¿Qué tal andamos de creatividad en Navarra con respecto al resto de España?

El nivel de Navarra es bueno. Es un sector muy atomizado. Todo el mundo que puede crea una agencia. En Navarra hay muchísimas. Y quizá eso hace que cueste tener el talento concentrado, pero hay agencias muy buenas y aquí se están haciendo bien las cosas. El equilibrio está en que haya anunciantes que tengan un sueño que saben lo que quieren y en agencias que son capaces de realizarlos.

 

¿Cómo se ha vivido la crisis en el sector publicitario estos dos últimos años?

En las empresas multinacionales ha habido mucha tensión, mientras que en las empresas locales quizá haya habido menos. Es normal porque las sociedades están basadas en el dinero. Decimos que “tengo que sacar los trabajos porque mi presidente se ha comprometido en la Bolsa de Londres o de París”. Fuerzas la máquina y la máquina acaba reventada. En otras empresas vale con no perder. En la publicidad te angustias cuando ves que los anunciantes, que son los que tienes en frente, también lo están pasando mal. Tienes que recortar la comunicación sabiendo que vana vender menos. Se preguntan de donde recortar y responden que no puedo recortar a Pedro, a Luis o a Margarita… Y recortan de la comunicación.

 

¿Con la crisis nos hemos vuelto más escépticos ante la publicidad? ¿Cuesta más convencernos?

No resulta más difícil convencer. Tenemos tantas experiencias de compra, que, al final adquirimos aquello que más nos conviene. El que viene a hacernos una oferta basándose en “cómprame porque te hago gracia”, ya no nos atrae. Los consumidores somos maduros. Lo que hace la crisis es que racionalicemos las decisiones de compra. Aquellos que nos quieren meter el producto por la yugular están equivocados. Lo que hay que hacer es establecer una relación con el consumidor. Tenemos que acercarnos a él. Si compra por ejemplo nuestro coche, tenemos que decirle que vamos juntos, convivimos, hablamos con él; si voy al taller le trato fantásticamente bien, y al hacer la revisión el coste es mínimo. La gente se va de los concesionarios porque le meten un palo. El consumidor es listo.

Entrevista realizada por Rubén Elizari.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *